Infracciones y sanciones de la ley de Protección de Datos(4)

El deber de secreto respecto a los datos personales

La finalidad del deber de secreto es evitar que, por parte de quienes están en contacto con los datos personales almacenados en ficheros, se realicen filtraciones de dichos datos sin consentimiento de  los titulares de los mismos.

El artículo 10 de la LOPD dice lo siguiente: “El responsable del fichero y quienes intervengan  en cualquier fase del tratamiento de los datos de carácter personal están obligados  al secreto profesional respecto de los mismos y al deber de guardarlos, obligaciones  que subsistirán aun después de finalizar sus relaciones con el titular del fichero o, en su caso, con el responsable del mismo.”

Este deber de secreto alcanza a cualquier persona que intervenga en el tratamiento de los datos personales o que simplemente pueda tener acceso a los mismos aunque no intervenga en el tratamiento ( personal de limpieza ). Cualquier trabajo que permita el acceso a datos personales genera de forma inmediata la obligación de guardar secreto.

Esta obligación de guardar secreto permanece en el tiempo incluso finalizada la relación que permitió el acceso al fichero con datos personales.

Según el régimen sancionador de la Ley de Protección de Datos Personales recientemente modificado,

Es una falta GRAVE

la vulneración del deber de guardar secreto acerca del tratamiento de los datos de carácter personal al que se refiere el artículo 10 de la presente Ley.

Las faltas graves tienen sanciones que van desde 40.000€ hasta 300.000€.

Algunos ejemplos de vulneraciones del deber de secreto

Lo mejor para poner ejemplos relacionados con el deber de secreto es acudir a la documentación de la Agencia referida a las sanciones impuestas por incumplimiento de este deber de secreto. Entre otras podemos mencionar:

-Enviar e-mails a varios destinatarios sin ocultar las direcciones de e-mail.

-Publicar en el tablón de anuncios de una comunidad de propietarios los datos relativos a una condena que había sufrido uno de los vecinos.

-Un colegio que cede datos de un alumno a una tercera persona.

-Una empresa que facilita datos personales de un trabajador a su ex esposa de la que estaba en trámites de divorcio.

Moraleja: En boca cerrada no entran moscas

Comments are closed.